... Por la organización autogestionaria, la autonomía, la rebeldía y la resistencia, por la solidaridad y el apoyo mutuos y por la construcción de un mundo con democracia, libertad y justicia para tod@s.

Log in

La crisis sin retorno del sistema de partidos

  • Escrito por 

Nuestra palabra

La crisis sin retorno del sistema de partidos

 

Este apoliticismo, unido a las formas representativas … explica el deterioro de los partidos polí- ticos, que nacieron todos ellos en el terreno electoral… o sea que los partidos no fueron una fracción orgánica de las clases populares (una vanguardia, una élite), sino un conjunto de galopines y mandaderos electorales, una colección de pequeños intelectuales de provincia, que representaban una selección al revés. Dada la miseria general del país y la desocupación crónica de estos estratos, las posibilidades económicas que los partidos ofrecían eran todo lo contrario de despreciables. Se ha sabido que en algunos lugares, cerca de una décima parte de los inscritos en los partidos de izquierda obtenían una parte de los medios para vivir de las comisarías de policía, que daban poco dinero a los informantes dada la abundancia de éstos o les pagaban con permisos para actividades marginales callejeras o con la impunidad para ganancias equívocas.
En realidad para ser de un partido bastaban pocas ideas vagas, imprecisas, indeterminadas, esfumadas: toda selección era imposible, todo mecanismo de selección faltaba y las masas debían seguir a estos partidos porque no existían otros.
Antonio Gramsci, Cuadernos de la Cárcel

Al hacer esta referencia Gramsci comparaba este tipo de partidos con la mafia o con la camorra. Hoy en México existe una situación similar a la que describió el gran marxista italiano. Los partidos son más oficinas de empleo, en medio de la miseria de la mayoría de la población, que referentes ideológicos.
Este tipo de instituciones no defienden, ya no digamos intereses de clase o de fracciones de clase, sino fundamentalmente son una banda de pillos inmorales. Aunque todos quieran vestirse con la moral e invoquen los textos bíblicos.
Comencemos por analizar el proceso de caída en el drenaje profundo de Morena, en otras entregas lo haremos con las otras dos fuerzas.
Morena: Cuidado con la hoguera que enciendes contra tu enemigo; no sea que te chamusques a ti mismo.
Esta sentencia de William Shakespeare se aplica a la perfección a esta cosa llamada Morena. No fue necesario mucho tiempo para que todo el “edificio conceptual” de Morena, -bueno cuando decimos Morena hablamos de Andrés Manuel López Obardor (AMLO), porque él es el dueño único de la franquicia, o para ser más precisos, él es la franquicia- cayera por los suelos.
Todo se había construido en torno a la idea de que ellos representaban la “honestidad valiente” que luchaba en contra de la “mafia del poder”. Hoy ni el más fanático de esa franquicia puede dormir tranquilo. Más allá de las apariencias y de los discursoso delirantes de gente como Pedro Salmerón que inventa analogías jaladas de los pelos queriendo comparar a AMLO con Lenin o Trotsky.
Pero es difícil tragarse los sapos como explendidamente dibujo Magú en uno de sus cartones. Entonces hablemos de esos sapos:
“Nosotros consideramos que la gente que se está uniendo a Morena para transformar al país lo hace de buena fe, y si han cometido errores, que todos los seres humanos merecemos una nueva oportunidad. No es posible que el que cometa un error ya está condenado a la marginación, a estar estigmatizado de por vida. Creo que se vale rectificar en la vida y que hay que aceptar a todos, mujeres y hombres de buena voluntad que quieren luchar por un verdadero cambio”.
Así explicó Andrés Manuel López Obrador que el empresario Lino Korrodi, el creador de los “amigos de Fox” firmara su Acuerdo de Unidad en octubre de 2017.
“La patria es primero”, dijo cuando dio la bienvenida a Gabriela Cuevas y a Cuauhtémoc Blanco, la primera una ex panista de extrema derecha y el segundo, que está ganando más dinero como alcalde Cuernavaca que como futbolista.
Gabriela Cuevas hace solamente un tiempo era una de las principales detractoras de AMLO.
“–¿Las razones del pasado ya no rodean a Andrés Manuel López Obrador a quien te has adherido en aras de esta transición democrática? –le cuestionó la reportera Linaloe Flores.
–Son 13 años. En 13 años hay matrimonios que no duran tanto. Hay gente que a la hora de ir a votar y tiene seis boletas, vota por distintas opciones. Aquí no se trata ni de ideologías, ni de enconos ni de conflictos que han rodeado a la política mexicana desde hace muchos años. Contestó la exdelgada de Miguel Hidalgo, promotora del desafuero de AMLO hace 13 años.
Claro hay matrimonios que no duran tanto, pero ella no estaba casada con Morena. La respuesta, en todo caso, debió haber sido: “en 13 años hay odios que se convierten en amor”, o para ser más precisos: “hace 13 años el PAN me aseguraba hueso hoy quien me lo asegura es AMLO y además no cualquier hueso sino la presidencia de la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados”. Eso es todo, no hay otra razón.
En diciembre pasado, Morena y el Partido Encuentro Social (PES) anunciaron que irían juntos para la elección de 2018. El PES es un partido confesional de extrema derecha, aparte de ser parte de la gente que defendió a los asesinos de los indígenas de Acteal. La explicación de AMLO no tuvo desperdicio. Al señalar en su toma de posesión por el PES que llamaría a la conformación de una Constitución moral, ahí mismo hablo de la familia, la religión, Jusucristo, el nuevo y le viejo testamento. El viejo discurso evangélico salió a flote y la llegada del PES fue como un revelador de la verdadera ideología de AMLO. Hace solamente tres años antes Hugo Erick Flores, presidente del PES habia dicho: “Queremos líderes temerosos de Dios”. En la práctica la laicidad fue echada a la basura, más allá de refrencias retóricas.
Félix Salgado Macedonio, ex PRD hoy candidato a senador por Morena, dijo: “Yo tengo más negativos que positivos. Yo sé que no estoy compitiendo para Cardenal ni tampoco soy santo. Cuando me dicen: ‘Oye hay que fortalecer aquí porque andas bajo’, la fama es mala, muy mala, mujeriego, parrandero, jugador, borracho, todos los vicios de Gabino Barrera y de Simón Blanco me los juntaron. Yo así soy, soy incorregible, soy impredecible, soy incalumniable, todo lo que digan de mí es cierto”. No cabe duda la picarezca nacional que antes estaba sólo en el campo del PRI se ha trasminado hacia los otros “partidos” y si antes hablamos de la crisis del sitema de partido de Estado hoy tenemos que hablar de la crisis del sistema de partidos de Estado.
José Luis Pech, recientemente nombrado delegado de Morena en Quintana Roo tiene una larga trayectoria de corrupción en el estado, de la mano de gobernadores priistas: fue secretario de Turismo en la administración del ex mandatario Miguel Borge Martin; Secretario de Gobierno y de Hacienda en el sexenio de Joaquín Hendricks, y Secretario de Educación de Félix González Canto.
A Pech Várguez se le acusa de participar en la venta irregular de un terreno de más de 36 hectáreas que pertenecía a la Universidad de Quintana Roo, en Tulum, para ser transformado en un fraccionamiento residencial turístico.
René Fujiwara Montelongo, nieto de Elba Esther Gordillo ex líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación anunció hace unas semanas que se sumaba al proyecto de AMLO. Fujiwara militaba en el Partido Nueva Alianza, fundado por su abuela, y desde 2013 es Diputado federal por la Ciudad de México.
Y en los últimos meses López Obrador ha dado guiños a los integrantes de esa organización, incluso prefiere no polemizar sobre las acusaciones de corrupción y de la liberación de Elba Esther Gordillo. “Yo no hago leña leña del árbol caído, yo respeto mucho a la gente que está en las cárceles y que está en los hospitales, respeto mucho a los que pierden su libertad y a los que están enfermos, no me gusta hablar mal de ellos”, dijo en diciembre pasado.
López Obrador dio la bienvenida al nieto de la ex líder magisterial: “No he hablado con él [René Fujiwara], pero es bienvenido el nieto de la maestra Elba Esther, ¿para qué tanto drama? Estamos con una actitud de apertura, son bienvenidos mujeres y hombres de buena voluntad que se proponen ayudar, para transformar al país necesitamos la unidad de todos los mexicanos”. ¿Y la ideología apá?
Sergio Mayer. El actor de 51 años es conocido por su aportación a la cultura universal por el éxito en shows como Solo para Mujeres, donde con una especie de promenades, pirouettes y porté se desnudaba. La simpatía de Sergio Mayer por el ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa era pública y en sus cuentas de redes sociales también llegó a criticar a Obrador lo acusó de “manchar el proceso electoral” ante las denuncias del tabasqueño de fraude en la elección presidencial de ese año. Hoy busca, la candidatura de Morena a una Diputación federal por la delegación Magdalena Contreras.
Fernando Coello Pedrero. abuelo materno del actual gobernador Manuel Velasco Coello, muchas veces ha sido invitado especial en los eventos políticos del partido Morena, tanto en Chiapas como en otros estados del país. Efectivamente, de esa relación ha habido beneficios mutuos. Si por algo es conocida la familia de Fernando Coello es por su enorme poder económico. Por eso se presume que durante la campaña de Andrés Manuel a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México fue financiado con muchos millones de pesos por don Fernando. De tal manera, que cuando AMLO es elegido Jefe de Gobierno (2000-2006) lo nombró su asesor, y hasta la hija de éste, Leticia Coello de Velasco, (madre del actual gobernador) obtuvo un cargo dentro de la Secretaría de Turismo.
Por otro lado, recientemente, el expresidente de Morena dio a conocer quiénes serán parte de su gabinete. Entre ellos propuso para la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales a Josefa González Blanco Ortiz Mena, egresada de la carrera de Derecho por la Universidad Anáhuac, que es en este momento encargada del Ecoparque Los Aluxes, en la ciudad de Palenque, Chiapas.
¿Por qué la nombró a ella? Porque Andrés Manuel es íntimo amigo del padre de ésta, José Patrocino González Blanco Garrido, ex gobernador de Chiapas y ex secretario de gobernación del presidente Carlos Salinas de Gortari, “el innombrable”, la insurrección zapatista lo tiró de su puesto.
Dentro de esta red de apoyos ha contado siempre con el de la ex senadora perredista Rosalinda López Hernández, quien contendió por la gubernatura de Tabasco bajo las siglas del PAN y PVEM y es hermana del presidente de Morena en ese estado, Adán López Obrador.
Lo interesante aquí es que Rosalinda López es esposa del ex presidente del Poder Judicial del Estado de Chiapas, Rutilio Escandón Cadenas, ex militante del PRD, y que a sus 59 años ha sido funcionario de cerca de 10 estados y puestos tan variados como: Agente del ministerio público de la Procuraduría del DF, en la delegación Coyoacán, Subdirector general del Instituto de Salud Mental de Baja California, Delegado en el Instituto Nacional de Migración en Ixtapa-Zihuatanejo, Guerrero, Director jurídico de BANRURAL en Oaxaca, Director general de la Comisión Electoral de Chiapas, Director de la frontera sur del Instituto Nacional de Migración, Subdelegado Regional y Director General del Jurídico de Migración en Chiapas, Jefe de No Migrantes del Instituto Nacional de Migración, Director de Trabajo y Previsión Social en Baja California, Director del registro público de la propiedad y comercio del Gobierno de Baja California y como Subdirector del registro público de la propiedad del Gobierno del estado de Baja California, y ahora casi seguro candidato de Morena a gobernador en las elecciones de este año. Ese sí que hace realidad el viejo lema del priísmo: “vivir fuera del presuesto es vivir en el error”.
Bueno evidentemente, no fue suficiente este texto para narrar todas las trapacerías de AMLO y su franquicia. No hemos hablado de Francisco Chiguil Figueroa o de Victor Hugo Romo, o de Napito el cacique charro del sindicato minero y tampoco de los pesos pesados de su gabinete (la mayor parte de ellos auténticos miembros de la “mafia del poder”) será necesario un segundo y a lo mejor tercer artículo