... Por la organización autogestionaria, la autonomía, la rebeldía y la resistencia, por la solidaridad y el apoyo mutuos y por la construcción de un mundo con democracia, libertad y justicia para tod@s.

Log in

Tlanixco: Rebeldía, Dignidad y congruencia

  • Escrito por 
Destacado Tlanixco: Rebeldía, Dignidad y congruencia

 

 

Tlanixco: Vamos con Marichuy

Rebeldía, Dignidad y congruencia*

Hermanas y hermanos del Congreso Nacional Indígena y el Concejo Indígena de Gobierno

Compañera vocera María de Jesús Patricio Martínez

Compañeras y compañeros invitados y asistentes al Encuentro por la Construcción de la Justicia

A las familias de nuestra compañera  Dominga González Martínez y nuestros los compañeros Lorenzo Sánchez Berriozábal, Marco Antonio Pérez González, Pedro Sánchez Berriozábal, Rómulo Arias Mireles, Teófilo Pérez González; presa y presos políticos por defender el agua, la tierra y el territorio de nuestra comunidad.

A nuestros compañeros que no pueden regresar a nuestro pueblo y sus familias:

Reciban un saludo fraterno y combativo de sus compañeras y compañeros del Movimiento por la Libertad de las y los Defensores del Agua y de la Vida de San Pedro Tlanixco. Es para nosotras y nosotros motivo de alegría y compromiso tenerles presentes este día en nuestro pueblo.

En la lucha que comenzamos hace más de 520 años, ha sido el volcán Xinantécatl testigo de nuestra resistencia y rebeldía en cada uno de ellos. Muchos han sido los invasores que pretenden despojarnos de nuestras tierras, bosques, aguas, cultura, historia, identidad y memoria colectiva.  

Nuestro calendario de dolores y digna rabia, marca el año 2001 como la continuación de la herencia de lucha que nuestras abuelas y abuelos iniciaron desde hace cinco siglos. Ante al despojo capitalista decidimos organizarnos en contra del saqueo de nuestros ríos y manantiales por parte, en principio la imposición de una autopista y después de empresarios floricultores que son amparados bajo la corrupción e impunidad de gobiernos municipales y estatales.

Como es costumbre del mal gobierno cuando los pueblos se rebelan, nuestra digna rebeldía fue blanco de difamaciones a través de los medios de comunicación de paga, utilizando a sus policías para encarcelar y perseguir la verdad y la justicia.

Fue así que en el año 2003, el sistema terrorista que padecemos millones de personas en México y el mundo, reprimió a nuestra comunidad con cientos de granaderos y policías judiciales, metiéndose a nuestras casas, hostigando y agrediendo a mujeres, niñas, niños y hombres. Como en una guerra ocuparon nuestro territorio e impusieron el miedo en respuesta a nuestra organización por la defensa de la madre Tierra y nuestras raíces indígenas.

Esta cobardía trajo consigo el encarcelamiento de una compañera y cinco compañeros nuestros, y dos más que no pueden regresar a nuestra comunidad por ser objeto de persecución política.

Por ello mismo decidimos conformar desde hace cuatro años el Movimiento por la  Libertad de las y los Defensores del Agua y de la Vida de San Pedro Tlanixco. Desde entonces y hasta la fecha nuestros empeños han sido por la libertad y la justicia para nuestra compañera y nuestros siete compañeros. A lo largo de este tiempo jueces y tribunales han mostrado el desprecio que los de arriba tienen por los de abajo, con sentencias de 50, 52 y 54 años para unos casos y para otros ni siquiera saber cuántos años recibirán a pesar de llevar más una década bajo un proceso a todas luces injusto e ilegal.

En nuestro caminar como Movimiento hemos ido encontrándonos de nueva cuenta con ustedes, el Congreso Nacional Indígena, desde la Cátedra Tata Juan Chávez, pasando por la Compartición llevada a cabo en el Caracol de La Realidad en tierras zapatistas, hasta llegar a este momento en que la Tierra retembló bajo los pasos y latidos del Concejo Indígena de Gobierno y nuestra vocera Marichuy.

Nuestra relación con varios colectivos, grupos y organizaciones solidarias de México y el mundo, ha sido muy importante para continuar nuestra lucha; nos hemos reconocido en la batalla constante de las presas y los presos políticos, el dolor llamado Ayotzinapa ha llegado hasta estos lugares y junto a él el de las desaparecidas  y los desaparecidos políticos, hemos hecho nuestra cualquier injusticia cometida contra cualquiera que levante su voz en contra de este sistema de muerte que nombramos capitalismo.

De manera especial merece ser nombrado el dolor constante que representa la violencia patriarcal de dicho sistema en contra de nosotras las mujeres, las que somos violentadas y asesinadas por el hecho de querer vivir sin miedo y en libertad. Reconocemos que como compañeros de lucha nos falta mucho por aprender y hacer para que esta infamia no siga perpetuándose día con día. Ante ello no tenemos duda que ha llegado también la hora de nosotras las mujeres en lucha y rebeldía.

A más de 10 años de haber comenzado nuevamente la defensa de nuestros bosques, agua y tierra, queremos denunciar las irregularidades que como familiares, compañeras y compañeros hemos sido objeto por parte del poder judicial y sus jueces que sólo sirven y trabajan para perpetuar un sistema carcelario corrupto que por medio de reglamentos inhumanos que hacen de cada visita un negocio privado en beneficio de unos pocos. Mientras que nuestra compañera presa y nuestros compañeros presos continúan aislados de sus seres queridos y de nuestra comunidad.

Y es precisamente la dignidad y congruencia de Dominga, Lorenzo, Marco, Pedro, Rómulo y Teófilo y sus familias, lo que nos da fuerza, guía y camino para mantenernos en pie; es ese corazón colectivo que late y rompe los muros de las prisiones y vuela lejos y muy alto para estar aquí presentes con nosotras y nosotros.

Celebramos con esperanza este primer Encuentro por la Construcción de la Justicia desde abajo, nuestros esfuerzos seguirán en el camino marcado por el Congreso Nacional Indígena y el Concejo Indígena de Gobierno, vemos y sentimos en esta iniciativa la única posibilidad de que florezca la libertad, la democracia y la justicia para el México de abajo que somos.

Refrendamos así nuestro compromiso anticapitalista y antipatriarcal desde abajo y a la izquierda, como pueblo indígena nahua continuaremos trabajando bajo los 7 principios del mandar obedeciendo, del convencer y no imponer, del subir y no bajar, del representar y no suplantar, de servir y no servirnos, de construir y no destruir, de proponer y no imponer, ahí está nuestro horizonte. La justicia no vendrá nunca de los de arriba, ella florecerá de la organización, la autonomía y el buen gobierno, nuestra apuesta sigue siendo por la vida, no nos rendiremos, no nos venderemos, no claudicaremos hasta ver nuestros sueños levantarse en cada amanecer.

 

¡Ni una más, nunca más!

¡Libertad y justicia para todas las presas y todos los presos políticos!

¡Verdad y justicia para las desaparecidas y desparecidos políticos!

¡Alto a la persecución política de nuestros compañeros!

¡Justicia para las asesinadas y asesinados políticos y castigo a los culpables!

Movimiento por la Libertad de las y los Defensores del Agua de San Pedro Tlanixco

 22 de noviembre del 2017

 

* Palabra del Movimiento por la Libertad de las y los Defensores del Agua y de la Vida de San Pedro Tlanixco con motivo de la visita del Concejo Indígena de Gobierno y nuestra vocera Marichuy, y el Encuentro por la Construcción de la Justicia.

 

 

 

Tlanixco

Cuando la justicia encontró un primer comienzo

San Pedro Tlanixco, Estado de México, comunidad indígena nahua ubicada a poco más de 70 kilómetros de la Ciudad de México, se encuentra desde 1989 en la defensa de su territorio, concebido éste no sólo como los límites geográficos entre distintas entidades, sino fundamentalmente en el lugar donde habita la memoria de sus abuelas y abuelos quienes les heredaron una cultura e historia en común. Pero no sólo, es también el espacio donde de manera cotidiana las distintas relaciones sociales, económicas, culturales y políticas van gestándose al pie del volcán Xinantécatl para preservar la vida en comunidad.

Con la comunidad fragmentada debido a la imposición de la autopista privada Tenango del Valle-Ixtapan de la Sal, las y los pobladores nahuas continúan en la lucha por la tierra, el agua y los bosques; oponiéndose al despojo capitalista del saqueo de ríos y manantiales que los empresarios floricultores de la región pretenden hacer en complicidad con los gobiernos municipales y estatales.

La respuesta por parte del Estado mexicano a la rebeldía de San Pedro Tlanixco, ha sido la represión. En el año 2003, en el mes de abril, decenas de policías estatales y judiciales ocuparon este territorio generando miedo entre la población cateando casas sin ninguna orden o presentación judicial; intimidaron a niñas, niños, mujeres y hombres; invadieron una escuela primaria cortando cartucho con el pretexto de buscar a compañeras y compañeros que se encontraban activos en la resistencia. Para decirlo claro, esta digna comunidad vivió un escenario de guerra que tuvo como objetivo la intimidación y el terror psicológico en contra de una población inerme, civil y pacífica. 

Por su parte, los medios de comunicación de paga llevaron a cabo una campaña de desprestigio y desinformación en contra de la organización de esta comunidad, hasta llegar al absurdo de tildar de “pueblo terrorista” a nuestras compañeras y compañeros que defienden lo que legitimamente han preservado por siglos y con el pleno derecho a su autodeterminación que como pueblos indios se les reconoce a nivel nacional e internacional.

Con el uso de las políticas de control y seguridad interna que buscan hacer valer el llamado “Estado de derecho”, que no es otra cosa que la perpetuación de instituciones corruptas e impunes bajo las órdenes de gobiernos que atentan contra el ejercicio de los derechos humanos y libertades políticas más elementales, en los años 2003, 2006 y 2007, el Poder del dinero mandó secuestrar y recluir a una compañera y a cinco compañeros lejos de sus seres queridos; sumado a ello decide también perseguir a otros dos compañeros que se encuentran en la imposibilidad de retornar a sus hogares y con sus famlias en estos momentos.

Así, con el dolor a cuestas pero con la dignidad en alto, mujeres y hombres de esta comunidad indígena nahua, deciden organizarse y darle nombre, paso, ritmo y compañía a su digna rabia; dando luz en noviembre del 2013 al Movimiento por la Libertad de las y los Defensores del Agua y de la Vida de San Pedro Tlanixco con un objetivo central y prioritario: rescatar de las cárceles a Dominga González Martínez, Lorenzo Sánchez Berriozábal, Marco Antonio Pérez González, Pedro Sánchez Berriozábal, Rómulo Arias Mireles y Teófilo Pérez González; y generar las condiciones necesarias para el pronto regreso de los otros dos compañeros que padecen persecusión política.

En su indómito andar cotidiano, el Movimiento comienza a alimentarse de otras experiencias de rebeldía y resistencia, convirtiéndose en Espejo del Congreso Nacional Indígena en el camino marcado por Tata Juan Chávez; desde su territorio han aportado fuerza y empuje a la Red contra la Represión y por la Solidaridad; con la hora de los pueblos en ciernes, su compromiso en la construcción del Concejo Indígena de Gobierno, ha sido levantar la voz y el corazón de su compañera y compañeros presos y perseguidos políticos.

Por los parajes, calles y avenidas de San Pedro Tlanixco han caminado los 43 rostros de los normalistas de Ayotzinapa desaparecidos por el Estado, se han escuchado voces de libertad y justicia para Luis Fernando Sotelo Zambrano y Mumia Abu-Jamal por mencionar algunos de nuestr@s compas pres@s, se siente un dolor que cala en el alma y los huesos por las mujeres asesinadas que desean vivir libres y sin miedo. Pero también, el arte y la cultura, en alegre rebeldía, han hecho su pase de lista en esta comunidad; las paredes hablan, se pintan de colores, símbolos, rostros y consignas que nos recuerdan que la sumisión como forma de vida no es opción y en cambio se opta por la mirada del General Emiliano Zapata que sigiloso observa con paciencia el bordado multicolor de la resistencia nahua al grito de ¡Tierra y Libertad!

De fondo, día a noche, se puede escuchar una voz colectiva que nace de la necesidad de querer transmitir este amor por la lucha y por la vida, ambas como sinónimos en estas tierras, las mismas van siempre acompañadas de café, risas y palabras. Esa voz que resuena fuerte y claro es Radio Tlanixco, Manantial de Libertad, sintonizada en la frecuencia modulada del 96.2, hace eco de avisos, felicitaciones, declaraciones de amor, música (corridos, norteñas, baladas, boleros, cumbias, salsa, rap, hip hop, reggae, más lo que sume el respetable), programas de radio hechos por integrantes de la comunidad y estudiantes que han sentido como propio el dolor y la dignidad de esta lucha que es también suya.

En medio de este contexto, bajo los cielos y sobre los suelos de Tlanixco, el pasado 22 de noviembre de este año, mujeres y hombres, niñas y niños, abuelas y abuelos, todas y todos, se alistaban para ser anfitriones del recorrido del Concejo Indígena de Gobierno y su vocera Maria de Jesús Patricio Martínez, la compañera Marichuy. Ya este hecho representaba todo un lance, pero más aún, ese mismo día, previo al arribo del CIG y su vocera, distintos colectivos, grupos, organizaciones e individu@s se reunieron alrededor de un Nosotr@s y compartieron sus dolores, sueños y esperanzas sobre la construcción de una Justicia desde abajo, con un horizonte anticapitalista y de izquierda. Este primer encuentro desarrollado en una mesa de trabajo, tuvo por objetivo comenzar a darle forma y contenido a este paso a la ofensiva que representa la propuesta más audaz y desafiante desde el 1 de enero de 1994. 

Como suele suceder cuando l@s de abajo se encuentran, el tiempo nos alcanzó y con él la hora del otro encuentro llegó; no obstante, en la mesa se enumeraron los agravios que el Estado y el sistema capitalista realizan en contra de todas y todos quienes decidimos organizarnos, ya sea en el campo o la ciudad, siendo mujer, joven, indígena, trabajadora, trabajador, madre o padre de familia, maestra, maestro estudiante o militante, todos los dolores apuntaban al despojo, la explotación, el desprecio y la represión, ¿la conclusión? una misma: la justicia para los de arriba es una mercancía más que se vende al mejor postor; ahí mismo se aventuraron sueños y la imaginación tomó por asalto la mesa y la palabra para dar pie a los deseos de esa otra justicia a la par que se dibujaban cuáles podrían ser los modos y las formas de continuar articulados y en comunicación costante para no permitir nunca más ningún agravio en contra de quienes hacen del presente un digno lugar para el futuro.

Con la fuerza bajo el brazo que da siempre la escucha y el corazón abierto, la vocera Marichuy, junto con otras concejalas y concejales ponían así pies sobre tierra en un territorio en resistencia y rebeldía, pero fundamentalmente significaba un encuentro de años y años de trabajo cotidiano y constante que se reflejó tanto en los discursos, como en los actos culturales y artísticos que fueron leídos y representados. Durante todo el día, tarde y noche un viento frío acompañó este festín por la vida, pero no por ello hizo menos cálido el acuerpamiento de los corazones rebeldes que asistieron y permanecieron hasta el final.

 Si toda historia tiene un epílogo, el de la comunidad indígena nahua de San Pedro Tlanixco y su Movimiento por la Libertad de sus Defensoras y Defensores del Agua y de la Vida está aún muy lejos de ser contado y escrito. Son muchas las batallas que aún quedan por librar, los debes contra quienes nos han juzgado, sometido y castigado aún quedan pendientes por cobrar, el compromiso adquirido y refrendado en estos encuentros será el motor y corazón de mujeres y hombres que han elegido no venderse, no rendirse y no claudicarse El mañana será sí y sólo sí, existe la posiblidad de vivirlo en democracia, libertad y justicia para todas y todos, la tarea ya comenzó, el camino por hacerse es largo y difícil y aún falta mucho por andar, pero sin dejo de duda, nuestro hogar, el planeta Tierra, albergará sueños tan grandes y posibles, como el corazón colectivo de quienes han sido sus guardianas y guardianes, vamos por todo, no más, pero tampoco menos y nos va la vida en ello.

 

TenC

Toluca, Estado de México,

2 de diciembre del 2017