Nuestro apoyo al CNI y al CIG es total y sin condición alguna. Nuestro apoyo al CNI y al CIG es total y sin condición alguna.Nuestro apoyo al CNI y al CIG es total y sin condición alguna.

Log in

Elecciones 2017 Días de un futuro pasado

  • Escrito por 

Elecciones 2017
Días de un futuro pasado

Como un obsesivo día circular, las elecciones del pasado 4 de junio, reflejan el agotamiento total de la vía electoral.
Pero el carácter completamente fraudulento del proceso electoral no sucedió ese día sino que desde el inicio del proceso quedó claro que nada nuevo había bajo el sol.
La selección de los candidatos no tuvo desperdicio. En el PRI, Peña nieto impuso a su primo Alfredo del Mazo, un gris candidato, sin ningún carisma y encarnación directa de la existencia de una burguesía burocrática.
En el PAN se impuso a Josefina Vázquez Mota, a la que ya la conocen bajo el mote del Cruz Azul, porque no gana nada.
En Morena se escogió a Delfina Gómez, una activa militante de la mafia de Higinio Martínez, quien es médico de profesión y corrupto por vocación. La mafia de ese señor ha tenido el control de Texcoco desde hace muchos años, al inicio como PRD, luego como Movimiento Ciudadano y ahora como Morena. Un miembro de esa mafia, Nazario Gutiérrez Martínez, era alcalde sustituto de Higinio, en 2006 cuando se cometió la represión contra los floristas y el pueblo de Atenco. Ese tal Nazario en esa ocasión publicó un desplegado que entre otras cosas decía: Defendemos nuestra armonía y la de nuestras familias. Rechazamos la violencia, venga de donde venga, sobre todo de gente ajena a nuestro municipio. Los ambulantes y los activistas de Atenco no defienden una causa justa, defienden con violencia intereses particulares... Hacemos un llamado enérgico para que los gobiernos federal y estatal garanticen la estricta aplicación de la ley, no permitiendo nuevamente la violencia.
Este mismo tipo fue dejado por Delfina Gómez en su lugar, cuando renunció a la presidencia municipal para irse como diputada federal en 2015.
Por el PRD se impuso a Juan Manuel Zepeda, miembro de la mafia de Héctor Bautista, enemigo frontal de Higinio.
El PT a Óscar González, (miembro distinguido de la mafia “maoista” encabezada por Alberto Anaya, peón de la familia Salinas de Gortari). Se retiró el 26 de mayo para apoyar a la candidata de Morena. Un día antes había realizado una conferencia de prensa en la que denunció el carácter profundamente oportunista de López Obrador por vivir de lo que el PT le daba y luego criticarlos como parte de la mafia del poder.
Desde luego todo fue fraudulento en esta elección. Del Mazo contó con todo el apoyo de los programas federales. Josefina utilizó una parte de su cochinito de millones de pesos, que le había dado el gobierno federal a su fundación y a los negocios familiares. Delfina se beneficio con una parte del cochinito que había creado descontando el 10 por ciento del salario a sus empleados de confianza. Algo que es completamente ilegal y que hubiera ameritado el retiro de su registro. Y el señor Zepeda utilizó una parte del cochinito que su corriente ha acumulado robando al pueblo de Nezahualcoyotl y de recursos, que según el hermano de su jefe político, provenían del gobernador Eruviel Ávila.
El PRI “ganó” la elección. Desde luego que esto sucedió como producto de un fraude el día de las elecciones.
Pero el fraude no se llevó a cabo contra la candidata de Morena sino contra toda la sociedad mexicana. Se inventó que la votación fue histórica porque “votó” el 52.5 por ciento de la población.
La realidad es que nadie puede saber cuánta gente votó.
Una vez más el PRI aprovechó que Morena no tuvo representantes en toda la parte indígena y campesina del Estado de México y ahí infló su votación y eso trajo como consecuencia que se inflara el número de votantes. La otra posibilidad es que el PRI haya colado o comprado a representantes de Morena, lo cual es otra tradición.
La realidad es que votaron mucho menos que ese 52.5 por ciento, por lo menos 4 o 5 puntos menos. Y, eso sin tomar en cuenta las trampas que Morena o el PRD pudieran haber preparado. Los primeros en Ecatepec y Texcoco (en el primer municipio Morena le encargó al famoso mapache Ricardo Monreal, uno de sus operadores fue detenido con un portafolios lleno de billetes). Y los segundos en Nezahualcóyotl.
Entonces la elección del Estado de México fue la feria de las trampas, de ilegalidades, de marrullerías, una verdadera pasarela de corrupt@s y rater@s.
Pero más allá de la anécdota debemos ver lo que las elecciones del Estado de México evidencian.
La vía electoral en México está cerrada. Cualquier cambio en el país debe de buscarse por fuera de ese camino.
Todos, absolutamente todos, como se demostró en las propuestas para el Estado de México y como queda claro con las propuestas para el 2018, quieren el mantenimiento del capitalismo, es decir de la explotación y el despojo, del desprecio y la represión.
Todos buscan promover la minería a cielo abierto, todos defienden el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, todos defienden la propiedad privada de los medios de producción, todos promueven la acumulación por despojo. Todos sostienen un sistema de muerte.
La elección del Estado de México tiene un único valor: hacer evidente que por ahí no está el camino. Que esas instituciones están podridas y que no hay nada que hacer ahí.
Por eso cobra una importancia mayor la propuesta de la conformación del Concejo Indígena de Gobierno y el nombramiento de su vocera.
Por eso, en su primera conferencia de prensa l@s compañer@s concejales han declarado que no luchan por votos sino por la vida. Esto tiene una gran importancia si entendemos que los de arriba, los dueños del dinero y toda la clase política han decidido un juego perverso en el que se reparten un “poder” completamente vaciado de contenido.
Entonces sí el poder está en otro lado, vamos por todo, vamos contra el capitalismo creando organización. Esta es la lección que hay que sacar