Nuestro apoyo al CNI y al CIG es total y sin condición alguna. Nuestro apoyo al CNI y al CIG es total y sin condición alguna.Nuestro apoyo al CNI y al CIG es total y sin condición alguna.

Log in

La dignidad y la resistencia, sinónimos de organización

  • Escrito por 

 

La dignidad y la resistencia, sinónimos de organización

Todos aquellos que no tuvieron el menor empacho en dejar a un lado sus concepciones marxistas-leninistas, estalinistas-trosquistas-maoístas- guevaristas y las que se acumulen, abandonaron presurosamente el barco de la insurrección proletaria y se sumaron gustosos y con marcada rapidez a las mieles del “nacionalismo revolucionario”, que les ofrecía el proceso electoral de 1988; en esa ocasión los magnos dirigentes de esa “ala progresista” de la izquierda mexicana eran Cuauhtémoc Cárdenas (el tatita) y Porfirio Muñoz Ledo (el mil partidos), que provenían de ocupar sendos cargos políticos y electorales en el PRI; pronto las diversas sectas de esa izquierda con proclividad a participar como votante en los comicios, aprendieron, asimilaron y mejoraron cualitativamente las mañas y vicios que el PRI había desarrollado en este país, todo ello con la finalidad de preservarse en el poder (aunque fuera un poder minúsculo y acotado).
Con esa táctica de reformar al Estado, desde dentro, la izquierda o esa izquierda, ha transitado los últimos 38 años. Llevando a cabo encuentros, desencuentros, reencuentros entre las dirigencias de esos mismos grupúsculos que han evolucionado a la categoría de “cosa nostra”. Ejemplos de esa descomposición sobran en este país, nada más por escribir algo, sería bueno revisar los sueldos, prestaciones y conceptos de viáticos, costos de locales de representación ciudadana, sobresueldos y pagos extras por comisiones especiales, que cobran mensualmente diputados y senadores. Los del PRI-Verde-Nueva Alianza y el PAN, están en lo suyo, a eso acuden a los procesos electorales, para enriquecerse ellos, su familia y los sectores empresariales que los impulsaron a obtener, mediante compras y sobornos el voto suficiente para llegar al escaño. Pero los de “izquierda”, por lo menos su discurso es diferente y no estaría por demás preguntar quién o que agrupación social se queda con los más de 125 salarios mínimos que devenga un “representante popular”, de la Cámara Baja, puesto que los de la Alta, son verdaderos señores de horca y cuchillo, los senadores son “los padres de la patria”, a la que se dedican a saquear impunemente durante los seis años de su gestión.
Pues bien en esta podredumbre se mueven los diversos grupos de izquierda que participan en los procesos electorales, municipales, estatales y federales. Algunos destacados militantes han transitado de uno a otro partido u agrupación electorera, encontramos que aquellos que antes eran virulentos priistas en contra de la izquierda, ahora son virulentos defensores de Morena, como es el caso del expriista, experredista y actual delegado de la Cuauhtémoc, Ricardo Monreal. O en la otra involución, la maoísta radical que todo para ella era reformismo y después se convirtió en virulenta defensora del Tatita, que llegó a ser diputada y jefa de gobierno de la Ciudad de México y que en la actualidad es destacada priista ella y su hijita que es la que preside el PRI de la Ciudad de México; como pueden ustedes ver esas agrupaciones de izquierda cuentan con una solidez moral y etica, que difícilmente, nos pueden hacer pensar que lo único que les interesa es acrecentar su riqueza personal.
Esta “izquierda realmente existente”, se salió de sus casillas, empezó a despotricar, lanzó insultos, descalificaciones y encendió la mecha de posibles confrontaciones con esos “indios” manipulados por un mestizo malévolo, que lo único que desea es seguir medrando con el destino de los pobrecitos y desvalidos inditos de nuestra nación. Esta “izquierda progresista”, dicho sea de paso, ya está dudando si en verdad los indígenas tienen alma o no la tienen, puesto que alguien con alma, tendría forzosamente que ver las bondades de la candidatura incorruptible de AMLO, pero sobre todo de los preclaros y magnánimos personaj@s que lo rodean, y no dejarse conducir por gentuza sin principios y que además se tapan el rostro (¡Oh pecado original perseguido por oficio por la Santa Madre Iglesia Revolucionaria Institucional!).No cabe duda la dignidad y la resistencia de los pueblos originarios, saca a relucir todo el racismo escondido en un discurso supuestamente progresista, que algunos grupos de la izquierda mexicana han sostenido en los últimos años.
La decisión tomada por el Congreso Nacional Indígena de consultar a sus pueblos, sobre la posibilidad de elegir un Concejo Indígena de Gobierno, cuya vocera sea una mujer y que a la vez se desempeñe como candidata independiente a la Presidencia de la República, es por decir lo menos una medida acertada; desde luego, todo esto los del CNI, lo llevarán a cabo, sin solicitar las tan deseadas “prerrogativas de ley”, que los partidos de izquierda sueñan con ellas. El simple hecho de salir de sus comunidades y plantear la problemática de despojo, discriminación, explotación, represión que enfrentan los pueblos originarios cotidianamente, le molesta a esta izquierda que se siente poseedora de la verdad electoral. Tan es así que el candidato permanente AMLO, se ha pronunciado por: no atacar a Peña Nieto, puesto que eso lo convierte en un presidente débil y le entregaría el gobierno en una crisis tremenda. Otra perlita del candidato de la “izquierda consecuente”, fueron sus declaraciones a favor de la “reforma educativa”, no le importó el amplio rechazó de esta medida entre los maestros de gran cantidad de Estados de la República.
Esperemos a que los pueblos originarios terminen su consulta y tomen sus acuerdos. Estos se darán a conocer el 1 de enero de 2017 en Oventic o en San Cristóbal de las Casas y, desde luego, los que nos reclamamos adherentes de la Sexta, estaremos atentos a las medidas organizativas que se requieran y en las que podamos participar, estamos muy claros de que la columna vertebral de esta iniciativa es el Congreso Nacional Indígena y su futuro Concejo Indígena de Gobierno. Con ellos caminaremos
Orgullosamente normalista
Enrique Ávila Carrillo