Nuestro apoyo al CNI y al CIG es total y sin condición alguna. Nuestro apoyo al CNI y al CIG es total y sin condición alguna.Nuestro apoyo al CNI y al CIG es total y sin condición alguna.

Log in

De discursos y espejos: entre asimilarse o mirarse.

  • Escrito por 

 

De discursos y espejos: entre asimilarse o mirarse.

Nuevamente, el fantasma electoral recorre al país. La posibilidad de mejorar las condiciones de vida de la población aumentan para un amplio sector de la población. Su participación activa en la vida democrática se pone en on, como cada seis años y se preparan para decidir el destino del país; para entregarlo a algunas manos, las más limpias, o las menos sucias, para que dirijan con toda su “sapiencia” al país por mejores rumbos… al menos es la creencia que se tiene. Es lo que alguien se ha empeñado en hacer creer.

Mientras el espectro político oferta por varios frentes sus posibles acciones en caso de llegar al poder, entre los millones de habitantes simplemente se espera a ver qué ocurre, quién será el candidato, o la candidata. Se mira hacia adelante, no se hace un ejercicio de memoria al pasado para saber quién es quién, incluso para reflexionar si después de todo, la pregunta sigue siendo quién y no ¿por qué no nosotros?

Hoy el EZLN nos comunica que, como resultado del Congreso Nacional Indígena, se llegó a la conclusión de que era necesario pasar a la ofensiva, pues la destrucción que el neoliberalismo estaba haciendo del territorio era impresionante. Los proyectos de muerte -megaproyectos los nombran los de arriba- caminan imparables, pues el neoliberalismo se vale de todas las artimañas que conoce para realizarlos. Bueno, entonces toca pasar a la ofensiva, organizase desde los pueblos, barrios, etc., para detener los proyectos de muerte y poder, no sólo salvar a la tierra, sino sobrevivir, pues la tortura, el miedo, la muerte, son algunas más de las armas del neoliberalismo. También mencionaron algo de una candidata.

En seguida los medios de comunicación, empresarios, la clase política, gerente del país, empezaron a calcular los daños o beneficios que esta propuesta zapatista puede traer. Otros, personas de “izquierda” se pararon en la candidata y unos despotricaron contra la propuesta pues “le están haciendo el juego a la derecha”; se olvidan del desplazamiento forzado, la quema de hogares y pueblos enteros, nacimientos en la montaña, las muertes por enfermedades, el ejército adentro de las comunidades, grupos paramilitares, tanques de guerra, armas, cánticos antizapatistas. Para quienes sufren de amnesia difícil les resultará recordar las imágenes de los días y meses posteriores al primero de enero de 1994 y se aferrarán al discurso de que el EZLN fue un invento de salinas o aún peor, que sólo aparece cuando hay elecciones. Años ininterrumpidos de guerra de destrucción, de “baja” intensidad, si así la podemos llamar es lo que han vivido las comunidades indígenas zapatistas.

Otros más “radicales” piensan que es buen plan, total, una candidatura para ganar y ya ganando igual y se mejoran las condiciones de vida de la población. Como si la lógica fuera tomar-el-poder-para-cambiar y a la vez entrar-al-juego-electoral-para-que-no-digan-que-no-somos-democráticos; incluso, no faltó quién pensó que debió postularse Marcos -no saben o no entienden que ya pasó a otro plano-, pues él sí podría aglutinar a más fuerzas de “izquierda”. A pocos se les ha ocurrido que la propuesta no es del EZLN, sino del conjunto de indígenas que integran al Congreso Nacional Indígena y que el llamado no es a votar, sino a organizarse y luchar.

¿Para dónde caminar en la actual situación de país? ¿qué sector social no ha sido golpeado? Votar por alguno de los partidos ofertados ya no es opción; votar por la candidata indígena que postule el CNI, tampoco es opción, no al menos si se hace creyendo que delegando en otrxs cambiará en algo las cosas; organizarse desde las geografías propias y luchar por la defensa de los bienes naturales, de los espacios públicos, contra la destrucción del medio, contra la explotación, represión, despojo y desprecio, es una de las vías. Evidentemente el discurso de las clases dominantes está bien arraigado en gran parte de la población, de tal forma que cuando se escucha, candidata, en seguida vienen a la mente ideas como: “que mal, el EZLN ya entró al juego”, “que bueno será una opción realmente democrática”, “hay que ver sus propuestas de campaña”, “voy a pulir mi IFE o INE pa´ votar”, “organizaré mitines para promover el voto por la candidata”, “cuando la candidata salga en la tele y en radio estaría bueno que saliera con el Sub pa que la gente crea más en ella”, “qué puesto recibirá el Sub, quizás Gobernación”….

Entonces aunque parece que caminamos con el EZLN, en seguida salta a la luz que no tenemos claro el para dónde se piensa la propuesta de la candidatura. Es importante mirar, más que a la candidata, la forma en la que el EZ maneja el discurso y las causas que orillan a hacer senda propuesta; en el comunicado QUE RETIEMBLE EN SUS CENTROS LA TIERRA hacen una descripción de los procesos de despojo, represión, explotación y desprecio que están viviendo los pueblos indios debido a los megaproyectos, proyectos de muerte que se miran por las clases altas como progreso, desarrollo, competitividad, etc., (agregue todos los adjetivos que exalta el neoliberalismo, obvio omita, muerte, destrucción, torturas y desapariciones).

A esa forma en la que describieron en 27 puntos la destrucción de la naturaleza y la humanidad la han nombrado “espejos”; un juego cruel en el que nos invitan a mirarnos en otros y ver como lo mismo sufre un Indígena tsotzil, que un indio Sioux, que una mujer kurda, que un preso de nombre Mumia o Luis Fernando; enfrentarse a la situación propia pero desconocida por la enajenación misma en la que nos encontramos; enfrentarnos para reconocernos y ver en esos espejos que quienes sufren no están esperando que una candidata los salve, sino que desde sus geografías se están enfrentando a la muerte que el neoliberalismo trae consigo. Con los espejos, nombres que se pretendían borrar de la memoria vuelven a aparecer, geografías próximas a desaparecer de los mapas se re-dibujan, pasados sin importancia para el capital se hacen presentes y se posicionan con mucha fuerza; las fuerzas naturales gritan alto a su destrucción.

El juego de los espejos, la resignificación de la palabra desde nuestra identificación con situaciones ajenas-pero-nuestras. Luego ¿quiénes son las mujeres kurdas que están resistiendo al Estado Islámico, a la sociedad patriarcal y al capitalismo? ¿quiénes los Sioux que en el corazón del capital mismo se resisten al despojo? ¿requerimos conocerlxs para saber que se encuentran en un estado de guerra, en el que seguramente la mayor parte de la población se encuentra? Frente al espejo se puede decidir por cerrar los ojos y no mirar, total que a mi no me va tan mal, tengo trabajo de todo el día -aunque no tenga vida-, pago mis impuestos -aunque no sé pa quién ni pa qué-, el agua me llega, en pipas pero llega -con que no falte la Coca-Cola en casa, aunque no me bañe-, mis hijos son felices en el play station -aunque no tengan padre, tengo que trabajar- y pues tengo carro -eso sí, lo lavo con cubeta pa cuidar al medio ambiente-, mi mujer seguro es feliz cocinando y lavando -igualito que mi suegra.

 O podemos mirar, solidarizarnos y organizarnos y pasar a la ofensiva.

 Luego de la caída del muro de Berlín y la disolución de la URSS, el capitalismo celebraba su triunfo sobre el socialismo. Como si ya nada fuera a cambiar y el nuevo modelo económico hubiera sido llamado para no irse nunca. En 1994 el mundo amanece con la noticia de que el mundo ni era uno ni estaba acabado. El EZLN sigue siendo un referente de resistencia y organización a nivel mundial; después de darse a conocer como organización militar, hizo un poco al lado las armas y se dedicó a la construcción de un sistema de salud, proyectos educativos, a fortalecer los territorios para que la autoridad emanara de quienes los habitaban y no de organizaciones partidistas ajenas a los intereses de la población.

Además han propuesto a quienes estamos afuera del territorio zapatista, actividades, seminarios, comparticiones, semilleros, Escuelitas, que más que decirnos lo que hacen en sus territorios, pretenden decirnos que nosotros debemos estar haciendo lo mismo en los nuestros. No sólo eso, en otras geografías se ha dado muestra de que es posible existir sin capitalismo, sin Estado, bajo una organización horizontal, donde lo que se hace es resultado del consenso previo. Ostula, Cherán, Chiapas. Obviamente municipios acosados por el Estado, porque “¡cómo vaya a ser que pueden vivir sin Estado!, capaz que luego la población se da cuenta que no somos necesarios y anden de revoltosos”. Resultaría una torpeza pensar que el EZ aparece cada seis años y que hoy aparece para pelear por el poder, cuando ha sido claro que su lógica es de construcción, desde abajo y a la izquierda.

 Tenoch