Nuestro apoyo al CNI y al CIG es total y sin condición alguna. Nuestro apoyo al CNI y al CIG es total y sin condición alguna.Nuestro apoyo al CNI y al CIG es total y sin condición alguna.

Log in

Quienes Somos

BREVE HISTORIA DE UNIDAD OBRERA Y SOCIALISTA

En 1992 un grupo de militantes de diversas corrientes de la izquierda socialista mexicana nos reunimos para discutir la situación política general del país y obviamente del Mundo, no puede haber una reunión de militantes leninistas que no conciba el marco del globo terráqueo, pero fundamentalmente para discutir acerca de la dispersión de nuestras fuerzas, de por sí tan pequeñas, y de la necesidad de tratar de encontrar las propuestas orgánicas y políticas que nos permitieran confluir con más compañeros independientemente del origen de su corriente política con la que hubiera participado en otros momentos.

La idea central fue encontrar los puentes de unidad para construir un REAGRUPAMIENTO de la izquierda mexicana, con posiciones clasistas revolucionarias, pero incluso estábamos en la disposición (y aun lo estamos) de confluir con grupos, colectivos y organizaciones, que no necesariamente reivindiquen el socialismo, como ese proceso de transición entre la actual sociedad capitalista y “otra”, muy diferente, como parte central de la solución a los problemas que vive nuestro pueblo y la humanidad en su conjunto. Así, podríamos simplemente estar de acuerdo en caminar juntos al respecto de ciertas demandas concretas, lo haríamos, en el acuerdo sobre el respeto de dichas organizaciones, hacia la independencia política, de nuestras organizaciones, con respecto de las instituciones del Estado y de organismos patronales.

Para nosotros la independencia política de la clase obrera y de nuestro pueblo con respecto de la patronal y sus instituciones, es hoy por hoy, el centro de las diferencias entre las fuerzas democráticas, que se hacen llamar de izquierda en el país, pero que reúsan a reivindicar dicha independencia política y se adhieren, ya sea implícita o explícitamente a los planes del capitalismo mundial, que dominan a las políticas gubernamentales del mundo entero. Así tenemos que hay una serie de grupos y de organizaciones que se reivindican del lado del campo obrero y popular, que en su lucha por concretar sus reivindicaciones económicas y sociales se dicen combativos y luchadores clasistas (así denominaremos a los que están en contra de la burguesía y sus títeres) pero en su política concreta, claudican precisamente a los personajes de la patronal, a sus candidatos, a políticas de negociación “concretas y posibles”, con partidos y gobiernos de los tres niveles y terminan confiando en sus instituciones. Es increíble pero esta situación es la que esta permeando cada vez más entre los intelectuales y militantes de la vieja izquierda.

Las reuniones que tuvimos en 1992, que por cierto fueron muchas (ya que como Uds. comprenderán en una reunión de la izquierda socialista no podía ser rápida, ni sólo una ó dos, sino que tenían que ser varias y de muchas horas o no eran reuniones) compañeros y compañeras provenientes del maoísmo, “heber hotchismo”, movimiento armado, trotskismo y de otros “ísmos” e incluso de compañeros y compañeras que no habían militado en algún partido, al fin nos pusimos de acuerdo y decidimos construir ¡UníoS! como una organización política unitaria, socialista que reivindica colectivamente los tres primeros congresos de la Internacional Comunista. La experiencia en la militancia política de cada uno de sus militantes, nos enseñó a reconocer las posiciones de sus corrientes en el camino de la lucha, sus posiciones políticas y organizativas, que sirvieron para encarar los distintos problemas político-organizativos que se nos han presentado, en el transcurso de nuestra existencia como organización política.

En ¡UníoS! reconocimos que cada una de nuestras corrientes preexistentes habían fracasado en la construcción del referente revolucionario, del partido que conduciría a las masas al Socialismo y que por lo tanto no había palabra o dogma a seguir, sino que todo estaba en duda, a prueba, había más que aprender que repetir, etc. Lo fundamental de todos y cada uno de los que nos sumamos a esta propuesta era que nos resistíamos, y nos seguimos resistiendo, a incorporarnos a partidos que se dicen de izquierda como el PRD o alguna otra de las propuestas políticas que desde el sistema, se han diseñado para cubrir el espacio de la izquierda mexicana.

Podríamos decir que lo que hicimos al formar ¡UníoS! fue una especie de organización para la supervivencia política de nuestras ideas y principios, ya que los cañonazos para aceptar cargos de elección popular y puestos públicos eran, y son, muy fuertes.

 

Además de TODO somos Internacionalistas,

Estamos del lado de las luchas de los pueblos por su emancipación, en contra del Imperialismo rapaz, agresor, asesino, expoliador, etc. Partimos desde la concepción marxista, expresada en el manifiesto comunista desde 1848, que desde entonces, define que la lucha contra el capitalismo es global e internacionalista.

Estamos en contra del pago de la deuda pública externa e interna, que son ilegítimas, pues los trabajadores, no fuimos consultados por los gobiernos del PRI, PAN, PRD y todos sus partidos satélites, para contraerla, por el contrario todas tienen a su alrededor, historias truculentas de contubernios y corrupción rampante.

 

Por Salario, Vivienda, Democracia

Los compañeros que dimos inicio a la construcción de ¡UníoS! fue en los hechos, la continuación de lo que todos y cada uno de nosotros ha trabajado desde siempre. Así grupos de la lucha urbana y popular construyeron La UVyD y el Frente del Pueblo y otras organizaciones sociales para defenderse y construir sus propuestas de solución a sus demandas. Grupos de trabajo campesino avanzaron en sus comunidades en los estados de Guanajuato, Sonora, Veracruz, Nayarit y Estado de México fundamentalmente.

El trabajo obrero y sindical ha tenido sus ascensos y caídas con las ofensivas patronales y charras, y varios grupos de compañeros, en especial, los compañeros en el ámbito docente han considero ese trabajo cómo su actividad principal.

Entre los jóvenes ¡UníoS! tiene presencia con, grupos de compañeros que han fortalecido, nuestra organización con el trabajo en común. La incorporación de la juventud es un objetivo fundamental, por ello nuestras actividades de formación política, están en permanente funcionamiento, tanto para nuestros compañeros como para todo colectivo juvenil que desee, formarse políticamente sin que ello signifique, un compromiso político con nosotros, por el contrario, respetamos todas las formas y los modos de lucha de aquellos que enfrentan a las políticas capitalistas, aunque lleguemos a diferir con su política y sus métodos.

 

1994 la Irrupción Zapatista.

¡Uníos!, sin conocer, realmente lo que sucedía ese 1º de enero, en las zonas de los altos de Chiapas, nuestra organización se incorporó al flujo de las organizaciones políticas y sociales, que entendieron, que esos sucesos, tenían una trascendencia mayor de lo que la gente creía. Reaccionamos políticamente, al participar en la organización popular que espontáneamente se organizó para el apoyo al Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) alzados en armas contra el mal gobierno de Chiapas y la República y sus demandas, reconociendo el tino político del EZLN para elegir la fecha del alzamiento y echar a perder la celebración del inicio formal de la era neoliberal de nuestro país, al incorporarnos al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Así, participamos activamente en la construcción de una coordinación de apoyo al EZLN, conocida como la coordinación de Jalapa, por la dirección del local en dónde nos reuníamos en el local de la UVyD-19 de septiembre, conjuntamente con las otras dos coordinaciones que se crearon. Llegamos a un acuerdo ante los eventos de las acciones de guerra contra el EZLN y juntas las coordinaciones, convocamos a la gran manifestación que se llevó a cabo el 12 de enero de ese año, que movilizó a cientos de miles de mexicanos en contra de la guerra y su efecto político condujo al alto de las hostilidades por parte del gobierno.

En 1995 encabezamos a la Caravana de Caravanas, con toneladas de víveres e insumos para las comunidades indígenas, a la cual las tenían sometidas, el ejército federal al montar un bloqueo estratégico para derrotarlas por hambre. Con esa acción se rompió el cerco militar, y demostró que el ejército federal, no actuaba, como un ejército del pueblo, sino como un ejército de ocupación, con dicho cerco hacia las comunidades zapatistas.

Siempre hemos sido fraternos y solidarios con la lucha de los pueblos Indios encabezada y desarrollada en esta oportunidad, por el EZLN y ahora también, nos solidarizamos con las luchas emprendidas por el Congreso Nacional Indígena. Desde el inicio de nuestra fundación, pensamos que nuestro lema, debía mostrar, que los sujetos de la revolución son diversos y todos son importantes. A la consigna tradicional de poder de la izquierda hemos agregado el termino INDIO, y nos parece que desde ese momento el tema ha sido parte central de nuestro pensamiento, aunque con muchos desniveles e incapacidades, por ello nuestro lema dice: “Por un gobierno obrero, campesino, indio y popular”.

Queremos reconocer, que en nuestros estudios y planteamientos políticos de fondo, en nuestras corrientes de pensamiento, han estado a la retaguardia del problema indígena, es más, creemos sin exagerar que durante mucho tiempo lo dejamos de lado, ni lo pelamos, a pesar de que algunos importantes dirigentes de la izquierda provenían de los pueblos indios, incluso en nuestra corriente hay varios grupos y colectivos que hablan y participan en sus lenguas, principalmente los compañeros del Istmo de Tehuantepec y otros pueblos oaxaqueños.

 

La lucha por la libertad y la democracia

Desde 1970, y antes, varios de los que hoy formamos ¡UníoS! hemos estado vinculados a las luchas por obtener verdaderos cambios democráticos de fondo, participamos desde la Liga Socialista en el proceso electoral de 1976, impulsando la candidatura independiente de Valentín Campa que logró generar grandes simpatías y junto con el ascenso obrero y popular de esos años empujó a que el sistema presentara la Reforma Política que abrió el camino de la participación electoral a la oposición reconociendo legalmente al PCM y a otras fuerzas políticas.

En 1978 participamos en la huelga de hambre en Catedral que logró una importante Ley de amnistía para muchos compañeros y dio paso a la formación del Frente Nacional Contra la Represión (FNCR) Junto con los compañeros y compañeras de muchas organizaciones hemos sido parte del movimiento más importante que ha luchado por la libertad de los presos políticos, por la presentación de los Detenidos Desparecidos políticos y en general por la ampliación de las libertades políticas y los derechos ciudadanos.

Formamos parte de las organizaciones que han formado y construido organizaciones frentistas de lucha democrática y popular, así formamos parte del Frente Nacional de Acción Popular (FNAP) con los compañeros de la Tendencia democrática del SUTERM, del Frente Nacional en Defensa del Salario y en Contra de la Carestía (FNDSCAC) con los compañeros de la CNTE, varios de nuestros militantes y compañeros profesores construyeron la CNTE, y así podemos enumerar los distintos movimientos y organizaciones de tipo frentista que se han construido y en todos y cada uno de ellos hemos participado.

En el terreno electoral consideramos que los trabajadores y el pueblo deben participar, si esta participación les conviene, y les es favorable para desarrollar su lucha política en contra del mal gobierno.

En 1988 nuestros militantes estuvieron mayoritariamente en el campo de la candidatura de doña Rosario Ibarra y en 1997, ante la apertura electoral, por el triunfo del PRD en el gobierno del D.F., ¡Uníos!, solicitó su registro como una Agrupación Política Nacional, (APN) con la cual, realizamos un importante trabajo político y editorial, para fortalecer nuestra formación política.

En los distintos procesos electorales en la que los militantes de ¡Uníos! han participado, han sido de manera activa, por eso decimos que no somos “abstencionistas”.

El llamado del EZLN en 2005 para el lanzamiento de la VI Declaración de la Selva Lacandona (VIDSL) y la construcción de un movimiento social y político por medio de la Otra Campaña fue una gran noticia para nuestra organización y para nuestros compañeros y compañeras, ya que ante el páramo que teníamos en el horizonte, donde solo se vislumbraba la participación electoral, la VIDSL fue aire fresco y se convirtió en motivación para continuar con el desarrollo desde abajo y a la izquierda, del movimiento político para derribar el actual régimen político y de sus cenizas levantar uno nuevo, para beneficio de nuestro pueblo.

En 2006, ante la crisis de la transición democrática panista y la preparación del fraude electoral, nos incorporarnos políticamente, al marco de la VI Declaración de la Selva Lacandona, y la Otra Campaña, y llamamos a no participar en el proceso electoral, pues veíamos que no había ninguna oportunidad para que los trabajadores impulsaran un gobierno afín a sus intereses. Coincidimos con dicha propuesta, que nos llamó a actuar en contra del mal gobierno y la patronal a la que le sirve, a través de la construcción de la Otra Campaña.

Otras organizaciones políticas, autodenominadas de izquierda, rechazaron incorporarse al llamado de la VIDSL y la Otra campaña y llamaron a confiar en el candidato de la izquierda Andrés Manuel López Obrador (AMLO), al cual, ¡Uníos! lo considera como uno más de los políticos del sistema, aunque él insista en manifestarse como el candidato de los intereses del pueblo y de las izquierdas, como lo hizo en las recientes elecciones. Hoy ante la descomposición política generalizada de las instituciones de la burguesía, pensamos que en este momento el acceso al poder del gobierno, por la vía electoral, está cancelado, por ello es inútil participar en las elecciones, y pensamos que no debemos de participar en dichos eventos.

¡Uníos! tiene una alianza política con el espíritu de la propuesta de la VIDSL, y el EZLN, para ayudar a construir de manera independiente, la fuerza política nacional, capaz de convocar al pueblo de México, a crear una nueva constitución, que genere nuevas, relaciones políticas, económicas, culturales y sociales entre los mexicanos y así, construir las nuevas instituciones necesarias para hacerlas realidad y con ello alcanzar el beneficio de las mayorías de la población, es decir, de las mayorías trabajadoras y desaparezca el orden en el que actualmente vivimos, con leyes e instituciones a favor de las minorías, que concentran el poder y la riqueza, cada vez en menos manos. La construcción de este gran movimiento, de su programa y sus estructuras será una ardua y difícil tarea que deberemos enfrentar todos y que poco a poco, iremos colocando, en el terreno de las discusiones, los temas que nos unen, a todos aquellos que nos denominamos anticapitalistas de izquierda, para poder avanzar, en nuestras definiciones y discutir todo aquello que nos una y lo que nos pueda separar o en lo que tenemos duda. Sin duda hay mucho más por construir que lo tenemos andado: La teoría de la revolución, el vínculo con el poder, el socialismo, como un tipo de régimen y gobierno, las formas político/organizativas como el Partido Revolucionario, el tipo de Estado de transición a construir, la vida en las ciudades y los modelos de desarrollo adecuados para los trabajadores y otros temas, están abiertos a la discusión y podemos abordarlos entre todos, cómo un instrumento para conocernos, actuar y ponernos de acuerdo.

¡UníoS! nació para combatir al mal gobierno, la antidemocracia, y al capitalismo en su conjunto, el cual, montado en sus cuatro ruedas: la explotación, el despojo, la represión y el desprecio, desde la perspectiva del EZLN, soportan al carro histórico, con el que, desde hace trescientos años la burguesía, inició su aventura de poder y desea perpetuar su hegemonía.

 

“Por la construcción de la revolución mundial anticapitalista de izquierda”

“Por la emancipación política de clase, de los trabajadores del mundo, con democracia y libertad”

“Por un gobierno obrero, campesino, indio y popular”.

Unidad Obrera y Socialista