Nuestro apoyo al CNI y al CIG es total y sin condición alguna. Nuestro apoyo al CNI y al CIG es total y sin condición alguna.Nuestro apoyo al CNI y al CIG es total y sin condición alguna.

Log in
UNIOS

UNIOS

Tlanixco

San Pedro Tlanixco
La libertad se construye en comunidad

TeCo*

El pasado domingo 30 de abril, la comunidad indígena nahua de San Pedro Tlanixco se vistió de manteles largos para festejar a su radio comunitaria: Radio Tlanixco, Manantial de Libertad, que transmite desde el 96.2 en frecuencia modulada.
La celebración de este primer año comenzó desde muy temprano, mujeres y hombres nahuas, abuelas, abuelos, jóvenes, niñas y niños hacían los preparativos necesarios para vestir a su comunidad con dignidad y libertad. Poco a poco alimentos, sillas, mesas, lonas, sonido, latas, pinturas, raseros, bastidores, colores, globos, juguetes, instrumentos musicales, pinceles y mantas fueron tomando su lugar, como resultado del trabajo colectivo que se va hilando con el esfuerzo de cada una y cada uno. Conforme las actividades avanzaban el calor también subía en intensidad, y así, la comunidad se alistaba para esta celebración por la vida.
Colectivos, grupos, organizaciones, medios libres e individu@s, que viajaron desde distintos puntos del país, llegaron para abrazar y felicitar a esta radio del pueblo que ha sorteado no pocas dificultades para poner su primer velita en el pastel.
Las compañeras y compañeros del Movimiento por la Libertad de l@s Defensores del Agua y de la Vida de San Pedro Tlanixco abrieron el programa con el corazón en la mano y la sonrisa en el rostro, agradeciendo a todas y todos quienes han acompañado sus pasos y sus latidos en esta lucha por la libertad y la justicia. El lugar de este encuentro al aire libre, se pintó en su mayoría con la mirada y la escucha de la comunidad, con su presencia, las mujeres, hombres, niñas y niños de Tlanixco hacían suya a Manantial de Libertad.
A una voz colectiva, el maestro de ceremonias comenzó a tejer distintos momentos del proceso organizativo, los primeros nombres que se escucharon fueron los de la compañera Dominga González Martínez y los compañeros Lorenzo Sánchez Berriozábal, Marco Antonio Pérez Gonzáles, Pedro Sánchez Berriozábal, Rómulo Arias Mireles y Teófilo Pérez González; presa y presos políticos que desde la cárcel han resistido al desprecio tanto de las instituciones del Estado mexicano como de los organismos no gubernamentales que lucran con el dolor de las familias y de las compañeras y compañeros que a lo largo de estos años han construido su propia experiencia basada en principios éticos y colectivos generando así auto-organización desde su comunidad.
Con auditorio lleno, las más de 200 personas salieron a recorrer las calles a ritmo de tambores, timbales, silbatos y panderos, como en auténtico carnaval la alegre rebeldía consignaba ¡pres@s polític@s libertad!
Instalad@s de nuevo bajo un sol tenaz, las jóvenes y cumpleañeras voces de Radio Tlanixco tomaron los micrófonos para contarnos la historia de su comunidad. Con el reloj de la historia sobre la mesa, la memoria colectiva nos recordó el año de 1989 como el comienzo de la lucha por la defensa del agua en respuesta al despojo de los empresarios florícolas. Dicha defensa se retoma con mayor organización en el año 2000 y ante esto, el Estado junto con los grupos de poder locales y estatales, responde con la represión a través de la intimidación, la persecusión y la cárcel a partir del año 2003.
El relato de Manantial de Libertad llegó hasta el mes de noviembre del año 2014, momento de la constitución del Movimiento por la Libertad de l@s Defensores del Agua y la Vida de Tlanixco. Este hecho llevó a las compañeras y compañeros del Movimiento a pensar de qué manera harían llegar su palabra a la comunidad para de nueva cuenta retomar el proceso organizativo que acuerpe a esta rebeldía. Fue así que se deciden a construir las condiciones necesarias para tener una radio comunitaria propia.
De la mano de esta narración colectiva supimos que la frecuencia de la radio, el 96.2, hace alusión a l@s pres@s y perseguidos polític@s de comunidad. También dimos cuenta de los elementos que componen el emblema de su radio, como son el Volcán Xinantecatl, el tecolote que identifica a la comunidad, una estrella roja de cinco puntas que representa su caminar desde abajo y el símbolo del Congreso Nacional Indígena.
Comprendimos que la radio juega un papel fundamental en la lucha por la libertad y la justicia, siendo ya una semilla que germina comunicación desde abajo, es decir, de, para y con la comunidad; una radio al servicio del pueblo, no para servirse de él.
A lo largo del día distintas expresiones de compañerismo se manifestaron, otros dolores y otras rebeldías hacían suyo este aniversario. La infatigable e indoblegable memoria de los familiares de los 43 alumnos de Ayotzinapa detenidos y desaparecidos por el Estado mexicano, se hizo presente. Por su parte, comunidades integrantes del Congreso Nacional Indígena extendieron los lazos que los hermanan con este pueblo nahua. Las compañeras y compañeros adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, llevaron sus gestos de apoyo y solidaridad incondicional. Las y los estudiantes que han apostado por la construcción de un conocimiento vivo y humano, también levantaron la mano en este aniversario. Y distintos mensajes y cartas que hacían posible que la palabra vuele para encontrarse con l@s suy@s.
Un elemento fundamental durante este tiempo ha sido el arte en sus distintas expresiones, y fue ese arte transgresor y compañero quién se hizo sentir con murales colectivos, serigrafía intinerante, batucadas (una de ellas llegando literalmente a echar el palomazo), canciones, malabares, danza, grabados y video.
Con el atardecer de fondo, se realizó la presentación de una revista dedicada a la lucha de San Pedro Tlanixco, como un puente para acercarse y conocer esta experiencia de vida y resistencia.
Otro de los momentos significativos ocurrió cuando el Movimiento, por medio de dos compañeras familiares de l@s compas pres@s, dio lectura a su pronunciamiento. Resaltaron la solidaridad honesta que camina al lado de los pueblos; reconocieron a la radio como una herramienta que les ayudará a crecer; con firmeza nombraron a su compañera y a sus compañeros presos y perseguidos políticos; denunciaron con entereza la actuación mezquina y miserable tanto de los cuerpos judiciales del Estado, como de las organizaciones no gubernamentales que especulan con la esperanza; advierten desde ya, que no se quedarán con los brazos cruzados, ni con la impotencia en el corazón cuando se dicte la sentencia judicial y sin titubeos se asumen como parte del Congreso Nacional Indígena.
Mención especial merecen las niñas y niños de San Pedro Tlanixco, que con su vitalidad y energía colmaron el registro, las sillas, los talleres, los juegos, el baile y las piñatas. Ellas y ellos como las semillas que florecerán en ese mañana que día a día se construye.
Una tibia noche fue el marco para el recuento de anécdotas, imprevistos, pendientes, bromas, enojos y risas. En medio de la bulla, el café y el pan, una cosa quedaba clara, la participación de la comunidad fue notable y a pesar de que habrá que seguir sobreponiéndose a muchas dificultades, hoy aprendimos que, si el presente es de lucha, el futuro es nuestro.
Aún falta mucha tinta por recorrer, esta historia rebelde y alegre aún no ha escrito su última página, por el contrario, el camino por trazar es largo, pero en este día se asomó la posibilidad de un mañana distinto y mejor. Dejando claro que es el momento de los pueblos, es el tiempo de San Pedro Tlanixco, es la hora del Congreso Nacional Indígena

Tlanixco, México,
tres de mayo del dos mil diecisiete.


* Texto Colectivo. Porque en esto del contar historias, sale y sabe mejor en colectivo; y es más divertido..

50 y sumando

Periódico ¡UníoS!
50 y sumando

En agosto de 2012 reapareció ¡UníoS!, había acompañado nuestro quehacer político y orgánico durante muchos años, dejó de salir por múltiples razones, explicables si se quiere por los “vaivenes de la vida y la lucha”, pero hay que reconocer que esa fórmula diciéndolo todo no dice nada. Fueron asuntos concretos que en lo orgánico tenían que ver con reacomodos y reagrupamientos, cierto, pero también con desacomodos y desagrupamientos.
En tanto que medio de comunicación para la organización y la lucha, había que replantearse si la propaganda impresa había dejado ya de ser el instrumento por excelencia para unir y difundir, papel que cubrirían medios como las radios libres y el ciberespacio. Después de todo, en términos estrictamente económicos, lanzar la palabra al aire por esos medios resulta mucho más barato y qué decir del esfuerzo físico de distribuir y recuperar.
Lo nuevo, lo “moderno” eran las “redes sociales” y las ondas de la radio.
Si sólo de transmitir se trata, para los impresos es difícil competir contra lo “nuevo” que resulta más rápido y requiere de menor inversión de tiempo y dinero: correos electrónicos, ondas radiales y navegación en internet... pero no se trata sólo de eso.
Si lo que se pretende es organizar, desde abajo y a la izquierda, para resistir los embates de los dueños del dinero y el poder, para luchar contra las cuatro ruedas del capitalismo, para destruir al sistema... eso no se logrará mediante las “redes sociales”, por más hashtags que se logren, por mucho que se encabece el trendig topic ni aunque se obtengan decenas de miles de likes en el muro del feisbuc.
Sin ir más lejos, todo eso no sirve para garantizar ni siquiera la asistencia de los likeadores y/o retwiteadores a alguna marcha o evento.
Tampoco se trata de NO utilizar los nuevos medios, TODO sirve pero siempre y cuando se sepa para qué y qué se quiere de cada instrumento.
Pero no nos quedamos ahí; queríamos también que fuera un medio que siendo nuestro NO lo fuera y que NO siéndolo lo fuera.
Había que buscar, y seguimos en eso, que el periódico no sólo expresara nuestras posiciones y opiniones sino también la de todos quienes luchan contra el sistema, por construir, desde ya y como condición, un “lo otro” que fuera un nosotros.
Decíamos en aquel agosto de 2012, y refrendamos ahora, que ¡UníoS! “...no pretende otra cosa que no sea la de informar y difundir los planteamientos de los que luchan en contra de la explotación, el despojo, el desprecio y la represión del sistema dominante en contra de nuestro pueblo. Nuestro periódico se encuentra a disposición de todos aquellos compañeros y compañeras que todos los días se enfrentan al gobierno y a los patrones, pretende ser una modesta herramienta al servicio de las luchas de nuestro pueblo. Sin mayor acuerdo que el de luchar contra el capitalismo y sus agentes”.
Asumimos pública y claramente nuestro compromiso con el EZLN y las comunidades zapatistas; afirmamos que son para nosotros un ejemplo concreto de que atreverse a pensar, imaginar, ser y hacer son el único camino para la construcción de ese mundo en el que quepan muchos mundos. (no todos, nomás muchos, que tan plurales no somos).
Falta mucho, pero podemos decir con satisfacción que ha valido la pena el esfuerzo; en estas páginas se han expresado quienes ha querido hacerlo, se han abierto sus páginas a las luchas; no a todas es cierto, sólo a aquellas que se dan desde abajo y a la izquierda, las que luchan por destruir el sistema capitalista.
Bien dicen las maldicencias: “de lengua me como un plato”, decir es fácil, el asunto se complica cuando se trata de ponerle materia a la palabra. En el 199 aniversario nacimiento de Carlos Marx (5 de mayo de 1818) vale la pena recordar que en una carta a su hija Laura señalaba: “decir y hacer son cosas diferentes, más bien antagónicas”.
En nuestros tiempos, las palabras de Marx bien pueden aplicarse a quienes gustan por utilizar, como único instrumento, los espacios en las llamadas redes sociales, particularmente el feisbuc, para desplegar su incendiario verbo y asumen que eso es “hacer”.
Se trataba de que el periódico sirviera como instrumento de quienes luchan, no sólo para denunciar las formas en que el capital los ataca sino, y fundamentalmente, las maneras en las que están resistiendo, se trataba de ser un espejo de la lucha y que este sirviera para que quienes lo leyeran se vieran reflejados en lo que es posible lograr si se enfrenta con organización a la hidra capitalista.
Debería ser un instrumento que NO sirviera para el propio crecimiento. Cada uno, cada una, de quienes formamos parte de este esfuerzo, tenemos los propios espacios de lucha y organización, a pie de tierra, nos serviría entonces también a nosotros y nosotras; pero, lo más importante es que sirviera a todos y todas.
Si hemos logrado o no este objetivo es y será visión de cada quien, algo se ha hecho, no lo suficiente, no lo que hubiéramos querido-deseado, pero por esfuerzo no ha parado, y lo más importante, lo hemos intentado.
“La peor lucha es la que no se hace.” decía Marx y, en este número en particular nos acompañan muestras concretas de algo que en lo que nunca será suficiente la insistencia: De lo que se trata es de hacer, de construir desde abajo, de organizarse en comunidad, porque no basta auto definirse como uno, una más de quienes luchan abajo y a la izquierda para destruir al sistema, se trata de HACERLO en el único terreno concreto, la lucha a pie de tierra. Trabajo de base que le dicen, por si alguno, alguna no lo ha entendido.
Esperamos que este modesto esfuerzo sirva para que falte un poco menos de lo mucho que aún falta.
En esas estamos. Nº 50... y sumando

La corrupción es sistémica NO tiene cura

La corrupción es sistémica
NO tiene cura

No tienen remedio
En días pasados se ha hecho evidente un viejo secreto a voces: los políticos profesionales son mega tranzas, utilizan el dinero público para su beneficio y el de sus cuates. Se cubren unos con otros, se enriquecen a grado tal que son considerados como jeques árabes en las Vegas.
Sus hijos y familiares se dan vida de príncipes, consideran un derecho a vivir en la abundancia, como decía la mujer de Javier Duarte a sus detractores. Pues faltaba más, habían sido bendecidos por el dedo divino del poder fáctico y su única preocupación era colocar el dinero de los salarios de profesores o médicos en algún negocio inmobiliario en Campeche o en Miami. No importa, lo que sea más redituable.
Pueden ser senadores o diputados, dirigentes sindicales y tener ingresos tales como para que hijos paseen por Paris o Dubai y viajen en autos de súper lujo. No importa que sus agremiados no tengan ni para comer o que con los ajustes neoliberales hayan perdido la chamba. Nada de eso importa, solo que ellos y sus cercanos vivan bien, mi buen.
El premio mayor se lo llevan los gobernadores, de todos los partidos. No sólo los que ahora aparecen como los más grandes ladrones del presupuesto público, sino todos y cada uno de los que han pasado por la maldición del dinero y las ganancias que da la administración del poder público, para beneficio de los que verdaderamente mandan: los barones del dinero, dueños de los grandes consorcios empresariales y mandones de los negocios oscuros: narco, trata de personas, bares y ahora los huachicoleros.
Grandes próceres de la corrupción han engrasado las filas de la institucionalidad oficial sea esta priísta, panista, perredista e incluso ahora morenista. Desde Ángel Aguirre en Guerrero, hasta Javier Duarte en Veracruz, pasando por Padres en Sonora. Y ni qué decir del jefe de todos hoy titular de un disminuido poder ejecutivo, que ha destinado cantidades increíbles de dinero para mantener el poder en su tierra natal, fuente del poder económico y político de su grupo de poder.
La corrupción y la impunidad no quedan solo en los cargos de elección popular, se extienden a toda la estructura administrativa del gobierno federal, estatal e incluso municipal. No importa el cargo en todos los lugares se busca beneficiarse de lo que tienen, así vemos como desde un simple inspector de vía pública talonea al comercio informal para llevar dinero a sus bolsillos y a los de sus jefes. Así se escalan las tranzas y cochupos de acuerdo a los niveles del cargo que ocupa. Desde un simple permiso hasta las licencias para construir un mega desarrollo.
No se abren escuelas, ni centros de salud pero sí proliferan antros, chelerías y todo tipo de negocios de altísimo impacto. Claro, siempre para el beneficio de los que están en los puestos públicos.
Los negocios como el robo de gasolina a los ductos de Pemex son sólo una muestra de la profunda corrupción del sistema. Funcionarios de la empresa, líderes sindicales, caciques locales, todos en un mismo objetivo: saquear los bienes de la Nación.
Pero este robo, es apenas una minucia al robo que hacen los que hoy despachan en los Pinos en beneficio de sus verdaderos patrones los grandes empresarios petroleros internacionales.
No tienen remedio, no van a cambiar ni a revertir el curso insaciable de ganancias que tienen. Por eso pasan de ser diputados a munícipes, o a otros cargos. El objetivo es estar siempre en el centro de las oficinas que deciden las obras y servicios a las comunidades.
Todo esto pasa por la simple razón, como bien dicen los compañeros zapatistas, de que el Estado, como espacio del poder público en beneficio de la sociedad ha muerto. Hoy lo que tenemos es un grupo de ladrones que se pelean por demostrarles a sus verdaderos amos que son los indicados para administrar el erario.
No tienen remedio y nosotros cada vez tenemos menos tiempo para evitar que el país se vaya al caño de la desgracia.
No hay de otra, o los sacamos de sus salas de poder y confort y los llevamos a juicio por los múltiples agravios a nuestro pueblo, o ellos y ellas van a terminar con nosotros y el país.

Concejo Indígena de gobierno

Concejo Indígena de Gobierno
En pocas palabras:
Nuestro apoyo es TOTAL

El Concejo Indígena de Gobierno, CIG, se ha formado con, según las más recientes cuentas (no las últimas, porque hay que seguir sumando), 523 comunidades, naciones y tribus de 50 pueblos originarios enviaron, con sus acuerdos ya tomados los más, en discusión algunos otros, a un total de mil 252 representantes y 230 delegados de las Comunidades de Base Zapatista.
Las y los delegados, provenientes de 25 estados del país, nombraron como vocera del naciente CIG a María de Jesús Patricio, medica tradicional y herbolaria, indígena nahua de Tuxpan, Jalisco. Marichuy, como le llaman, será no sólo vocera del CIG, del CNI y las comunidades indígenas sino, y de eso se trata, de todo el pueblo oprimido en cada uno de los rincones de nuestro país.
Su tarea será harto complicada: Ser la voz de los sinvoz. En el saludo que ¡UníoS! llevó a la Asamblea Constitutiva del Concejo Indígena de Gobierno para México, decíamos:
“Entendemos y asumimos que es la hora de los pueblos originarios y del CNI.
“Como adherentes que somos a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, sabemos que a cada quien nos toca luchar en cada una de nuestras geografías para destruir al sistema capitalista y construir un mundo en el que quepan muchos mundos. (...)
“Desde que en este mismo espacio, en octubre del pasado año, conocimos la propuesta para constituir un Concejo Indígena de Gobierno y nombrar a una vocera, mujer indígena, que levantara las demandas de todo el pueblo oprimido y que fuera ella la voz de todos los explotados, la pregunta que nos hicimos no era qué es lo que iba a hacer el Concejo Indígena de Gobierno, sino qué era lo que nos iba a tocar hacer a nosotras y nosotros en cada una de las geografías en las que vivimos y trabajamos, para que cada paso que diéramos, nos acercara, así fuera un poquito, a ver materializado eso que llamamos el México nuestro.
“Entendimos que no era un asunto de coyuntura por el 2018, que tenía que ver, pero que no era lo mero principal. Es una propuesta mucho más de fondo: organizar la resistencia en cada punto de nuestras geografías, levantar un programa de lucha que recoja las demandas de todo el pueblo explotado y que esa organización se exprese en luchas concretas, para evitar que el capital nos siga despreciando, despojando, explotando y reprimiendo; para recuperar lo que nos ha sido robado no sólo a lo largo de los siglos sino en el concreto de cada día.
“No era, y lo dijimos, un asunto de elecciones, sino de algo más rico y complejo: trabajar para crear un Concejo Indígena de Gobierno que, como un órgano colectivo, conozca a pie de tierra las demandas de todos los oprimidos; que actúe en los hechos y todos los días con y a favor de nuestro pueblo. Que fomente la auto-organización, la auto-gestión y que asuma acciones de auto-gobierno. Sabemos que no es tarea fácil y que mejor si todos le vamos arrimando el hombro para que se haga realidad.
“Nosotras, nosotros, quienes integramos ¡UníoS! pondremos nuestra parte. Con todas nuestras limitaciones, con lo pequeño de nuestras fuerzas y recursos, estamos con ustedes.”
Así, sin más. Para ponerlo más claro y según como lo vemos en nuestras latitudes. En esta tarea de construir organización y resistencia para destruir al capital y su sistema. Nuestro apoyo al CNI y al CIG es total y sin condición alguna.
No es declarativo, no es sólo “sumarse a lo que ellas y ellos hagan” sino de unir las luchas y las resistencias de todo el país; de que cada quien haga lo que y donde le corresponde para que ese mundo que queremos pueda existir para todas y todos.
El Sub Comandante Insurgente Moisés lo planteó clarito, para quien quisiera entenderlo, cuando habló sobre las dificultades de la molienda del café, resulta que, cuando se trabaja en, con y para el colectivo, si uno falla, todo falla. Si alguien no hace lo que le toca, afecta a todas y todos los demás. No es un asunto de reflectores, destruir al capitalismo es un trabajo que debe hacerse cada día y en cada geografía que nos haya tocado.
Es un trabajo de juntar fuerzas y voluntades, de crear conciencia de colectivo, de saber sumar lo que cada quien hace (y no de sumarse a lo que otros hacen, ni, mucho menos, decirle a otros lo que tienen que hacer); así lo vemos nosotros.
Ese es nuestro compromiso

Suscribirse a este canal RSS